El estudio de las empresas familiares constituye un campo nuevo. A pesar de que estas  organizaciones  tienen su identidad como empresa con iguales características que cualquier otra, la diferencia es la influencia en la dirección y control de la misma.

Desde sus inicios suelen tener conflictos y el proceso de transición es uno de los más complejos que  enfrentan, sobre todo en familias numerosas, ya que no es fácil ponerse de acuerdo y  manejar exitosamente la organización. Y aunque lo ideal para quien inicia una empresa familiar es que sus hijos sean los sucesores, esto no siempre es posible.

Una de las recomendaciones es usar protocolos, para que cuando un miembro de la familia  pase a ser parte de la empresa, tenga que cumplir con un perfil profesional y rinda cuentas. Es un error asignar un cargo a un pariente que no esté preparado.

Sin embargo, pueden esforzarse en un mejor desempeño porque se trata de defender un capital propio y no solo un empleo.

En Ecuador se estima que el 90% de la composición empresarial tiene origen familiar. Sin embargo, las estadísticas nos indican que el promedio de vida de estas empresas, equivale a la vida útil del fundador, de 24 a 30 años, y el 70% no llega a superar la segunda generación. Del 30% que sobrevive, solo la mitad llega a la tercera generación. Finalmente, de casi diez compañías fundadas por emprendedores hace tres generaciones, apenas una se encuentra en manos de sus nietos

Family Business Center, nace con el objetivo de apoyar a este importante grupo de empresas en las principales áreas estratégicas de su organización y  fortalecer la dirección y gestión de sus negocios, implementando sistemas de gobierno familiar y gobierno corporativo en su organización, lo cual le permitirá cumplir sus metas y armonizar los ámbitos de familia, empresa y propiedad.

Juntos podemos lograrlo, descúbrelo.